Tipos de Distonía

DISTONÍA DE MIEMBROS INFERIORES

 
La distonía de miembros inferiores se refiere a movimientos y posturas distónicos en la pierna, el pie y/o los dedos de los pies. También puede denominarse distonía focal del pie o la pierna. Las personas que la padecen a menudo tienen que adaptar su forma de andar o correr para compensar los síntomas distónicos y/o pueden necesitar la ayuda de dispositivos de movilidad como muletas, andadores o sillas de ruedas.
Irónicamente, los síntomas de la distonía de las extremidades inferiores pueden ocurrir al caminar hacia adelante, pero mejoran o desaparecen al caminar hacia atrás. Algunas personas pueden disminuir temporalmente los síntomas con un “truco sensorial” en otra parte del cuerpo, como tocar suavemente la cara o la cabeza o meter las manos en los bolsillos del pantalón.
Los síntomas comunes de la distonía de las extremidades inferiores incluyen:
• Pie hacia afuera de manera que la planta del pie mira hacia adentro, también puede ocurrir con la pierna
• El pie apunta hacia abajo
• Extensión del dedo gordo del pie o dedo encorvado
• Sensación de tirantez o rigidez en la extremidad
• Cambios al caminar o paso de carrera
La distonía afecta a hombres, mujeres y niños de todas las edades y orígenes. En los niños, la distonía de las extremidades inferiores puede ser un síntoma temprano de una distonía hereditaria. En estos casos, la distonía eventualmente puede generalizarse para afectar áreas adicionales del cuerpo. Los niños con parálisis cerebral pueden padecer distonía en las extremidades, a menudo con espasticidad (rigidez y tensión muscular). La distonía de las extremidades inferiores en los niños puede diagnosticarse erróneamente como pie zambo, lo que lleva a procedimientos ortopédicos innecesarios que pueden empeorar la distonía.
Cuando se observa en adultos, la distonía de las extremidades inferiores parece afectar a las mujeres con más frecuencia que a los hombres. La edad de inicio es típicamente a mediados de los 40 años. Los síntomas pueden desarrollarse después de períodos de ejercicio prolongado, por ejemplo, carreras de larga distancia o caminatas de larga distancia. Los síntomas a menudo se desencadenan al correr (“distonía del corredor”), caminar o estar de pie, pero pueden estar ausentes en reposo. Para muchos adultos que desarrollan distonía de las extremidades inferiores, no existe una causa identificable y no está asociada con una enfermedad neurológica adicional.
Hay una serie de causas conocidas en la distonía de las extremidades inferiores, incluidas las lesiones cerebrales, los accidentes cerebrovasculares o las lesiones en las extremidades. Una posición fija del pie puede sugerir que la distonía se adquirió como resultado de una lesión o una causa subyacente. Algunos pacientes desarrollan un síndrome de dolor llamado síndrome de dolor regional complejo (CRPS) o distrofia simpática refleja (RSD) después de una lesión con distonía asociada, que comúnmente es una distonía fija del pie. Sin embargo, la distonía a veces puede aparecer antes del inicio del síndrome de dolor regional complejo.
En algunos casos, la distonía del pie fijo es un síntoma de un trastorno del movimiento funcional (psicogénico) o un trastorno de síntomas neurológicos funcionales (trastorno de conversión). Muchas personas con trastornos funcionales del movimiento experimentan una combinación de síntomas motores que incluyen distonía, temblores, trastornos de la marcha y tics. También pueden experimentar debilidad, síntomas sensoriales, convulsiones no epilépticas y otros síntomas neurológicos funcionales.
La distonía no es un síntoma temprano típico de la enfermedad de Parkinson pero, en casos raros, la distonía de las extremidades inferiores parece ser un signo temprano de ciertas afecciones parkinsonianas.
La distonía de las extremidades inferiores también puede ocurrir en el contexto de la distonía generalizada, por ejemplo, trastornos hereditarios como la distonía de inicio temprano (DYT1) y la distonía dopa-sensible.
El tratamiento para disminuir los síntomas de distonía puede requerir una combinación de enfoques. El objetivo del tratamiento es mejorar la capacidad de una persona para funcionar y moverse más libremente. Las inyecciones regulares de toxina botulínica administradas por un experto médico cualificado, se encuentran entre las terapias más efectivas para ayudar a relajar los músculos distónicos y aliviar los movimientos y posturas anormales. También se pueden usar para este propósito medicamentos orales como anticolinérgicos, baclofeno y/o benzodiazepinas. La cirugía de estimulación cerebral profunda (DBS) puede ser una opción para pacientes seleccionados, especialmente para la distonía hereditaria que puede progresar a distonía generalizada.
La fisioterapia y/o la terapia ocupacional pueden mejorar el funcionamiento diario general.
Las personas con distonía frecuentemente experimentan depresión y trastornos de ansiedad. La evaluación y el tratamiento de posibles trastornos de salud mental pueden ser una parte importante de un plan de tratamiento integral.
 
Para más información:
https://ajdem.mforos.com/1149041/5914492-la-distonia-o-contracciones-lentas-e-incontrolables-de-miembros/ 
http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S0120-41572022000300429&script=sci_abstract&tlng=en 
https://zaguan.unizar.es/record/48034/files/TAZ-TFG-2015-757.pdf?version=1